Lun. Ago 2nd, 2021
    Terrace view from home in Puerto Vallarta, Mexico
    Crédito de la foto: Harriet Murray

    Los expatriados en México pueden comprar propiedades cerca del mar a través de un fideicomiso Fideicomiso establecido por la Ley de Inversión Extranjera.

    La propiedad legal de bienes raíces en México para extranjeros se convirtió en una realidad hace 50 años cuando el presidente Luis Echeverría aprobó la ley y se convirtió en ley en 1973.

    Esta ley existe porque notarios y corporaciones en México han reconocido la enorme riqueza de México en su costa. Se dieron cuenta de que existía la oportunidad de atraer inversión extranjera. Esto fue primordial en la década de 1970 cuando México necesitaba la inversión en dólares estadounidenses para financiar el desarrollo económico.

    Pero cómo poner este activo a disposición de los extranjeros y no violar la Constitución mexicana era el dilema. La Constitución mexicana de 1917 prohibió la propiedad extranjera de cualquier terreno dentro de la Zona de Exclusión (RZ), que está dentro de las 64 millas de las fronteras internacionales y 52 millas de cualquier línea costera. La clave era el fideicomiso o fideicomiso.

    La Ley de Inversiones Extranjeras de 1973 permitió un tratamiento diferente de los bienes raíces dentro y fuera de la zona de exclusión. Los extranjeros pueden poseer propiedades fuera del centro de datos sin necesidad de un fideicomiso. Chapala y Guadalajara, por ejemplo, son lugares donde varios expatriados toman posesión con una simple escritura o carta. La tierra dentro del centro de datos estaría ubicada dentro de un fideicomiso fideicomiso.

    El programa de fideicomisos de inversión fue muy exitoso y en 1989 el gobierno mexicano firmó la opción para que los extranjeros renovaran gradualmente el fideicomiso a través de un simple proceso de solicitud cuando llegara el momento de expirar el período de fideicomiso original.

    En 1994, la nueva Ley de Inversión Extranjera permitió a un beneficiario poseer un fideicomiso durante 50 años con la solicitud de renovación o renovación aún intacta.

    El fideicomiso se mantiene en forma privada con un banco mexicano autorizado como fiduciario. Los fideicomisos no son activos en los libros del banco, ni se les permite a los bancos tomar medidas sin instrucción escrita del beneficiario del fideicomiso. El banco tiene la propiedad de la propiedad del fideicomiso y el extranjero se conoce como el titular de los derechos de uso del fideicomiso, que incluyen el derecho a vender, mejorar, heredar o ejercer cualquier derecho legal.

    Como beneficiario, un propietario expatriado tiene el mismo interés en la propiedad, independientemente de las fluctuaciones del mercado. En otras palabras, cualquier capital o pérdida de capital recae en el propietario del fideicomiso, no en el banco.

    Si la venta efectiva se realiza ante notario, el propietario extranjero puede ceder su interés económico en el fideicomiso al nuevo comprador (para un nacional mexicano, confirma el título a favor del comprador). Es posible que el nuevo propietario desee establecer un nuevo fideicomiso bancario en el que se le designe como beneficiario principal. En este caso, dará instrucciones al notario.

    Los costos de cierre para el comprador generalmente son impuestos de adquisición, informes de la ciudad, permisos extranjeros, tarifas fiduciarias y administrativas durante el primer año, tarifas de notario y, si lo desea, seguro de título o topografía.

    Los costos de cierre para el vendedor incluyen el pago del impuesto a las ganancias de capital, si es necesario la disolución fiduciaria y los honorarios inmobiliarios. El impuesto a las ganancias de capital se calcula utilizando el precio de compra y el valor base imponible que se muestra en la escritura del vendedor, que forman una base para la apreciación o depreciación del índice, y la renta permitida deducible para obtener una cantidad de impuesto. Cada caso individual será diferente y se requiere un análisis adecuado por parte de un profesional calificado. Este cálculo suele realizarlo el notario que cierra la venta.

    Este artículo está basado en opiniones legales, práctica actual y mi experiencia personal en las áreas de Puerto Vallarta-Bahía de Banderas. Animo a cualquier comprador o vendedor potencial de bienes raíces en México a realizar su propia diligencia debida y revisión.

    Por Hector

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *