Sáb. Sep 18th, 2021
7 Canarias, 7 paisajes volcánicos

Han pasado millones de años para hacer de Canarias lo que es hoy. Las siete islas volcánicas principales una vez emergieron lentamente del fondo del Océano Atlántico para luego convertirse en uno de los lugares con mayor biodiversidad del mundo. Con imponentes volcanes, espectaculares acantilados, frondosos bosques y hermosas playas, los orígenes volcánicos de las Islas Canarias han dado al archipiélago un paisaje variado y hermoso. Siga leyendo para descubrir algunos de los mejores paisajes volcánicos de las Islas Canarias.

La Restinga, El Hierro

La isla de El Hierro, declarada Reserva Mundial de la Biosfera, está dominada por campos de lava y volcanes. La Reserva Marina La Restinga, El Hierro, es una zona de buceo reconocida internacionalmente que alberga numerosos animales marinos como tortugas, mantarrayas, delfines, barracudas … y algún que otro tiburón ballena pacífico.

La erupción volcánica de 2011 supuso una regeneración del fondo marino, creando una biodiversidad muy especial y un paisaje submarino único y lleno de vida, lo que lo convierte en el destino perfecto para todo tipo de buceo. Debido a su origen volcánico y la pequeña plataforma de la isla, los buzos pueden alcanzar profundidades de hasta 300 metros y una visibilidad de hasta 50 metros a solo unas pocas millas de la costa.

Teide, Tenerife

Con 3.718 metros, el Teide en Tenerife es la montaña más alta de España y el tercer volcán más alto del mundo.

¡Llamando a todos los excursionistas! La diversidad del ecosistema del Teide hace que escalar esta montaña sea una experiencia inolvidable. Opte por una visita guiada a la cumbre o diríjase a la cumbre. El acceso es gratuito, y hay un refugio a 3.270 metros donde los huéspedes pueden pasar un máximo de una noche, la opción perfecta para aquellos que quieran experimentar amaneceres inolvidables.

Caldera de Taburiente, La Palma

Ubicado en La Isla Bonita – la hermosa isla – La Palma, el Parque Nacional Caldera de Taburiente en el centro de La Palma es la atracción número uno en la isla. Nombrado en honor al cráter volcánico más grande del mundo en el centro de la isla, la Caldera de Taburiente, el parque es una reserva de la biosfera de la UNESCO.

La Palma en las Islas Canarias

Las fotos no le hacen justicia a esta página. Con una fisura de ocho kilómetros de ancho y hasta un kilómetro y medio de profundidad, el cráter alberga un ecosistema único que produce una exuberante vegetación en la parte baja del parque nacional. Este oasis volcánico, donde los bosques caducifolios enriquecen la impresionante vista de los picos de la isla, es una visita obligada en tu viaje a La Palma.

Los Órganos, La Gomera

Los Organos es uno de los paisajes naturales más emblemáticos asociados a la isla de La Gomera. El impresionante acantilado se formó por el enfriamiento y la posterior erosión de la antigua roca volcánica y formó una silueta de tubos de órganos que caían verticalmente en el océano.

Los visitantes pueden conocer de cerca este increíble paisaje en una excursión en barco privado desde los centros turísticos de Valle Gran Rey y Playa de Santiago. Los guías turísticos explicarán cómo se forman los ‘órganos’, que en realidad es una masa de magma que no ha salido del todo a la superficie y se ha enfriado muy rápidamente y se descompone en formas regulares. Las salvajes olas del norte de La Gomera tomaron el control y dieron forma a la pared rocosa en la vista increíble y única que es hoy.

Bandama Caldera, Gran Canaria

La Caldera de Bandama es uno de los paisajes naturales más singulares de Gran Canaria y no está lejos de la capital de la isla, Las Palmas. Este impresionante cráter fue creado por una erupción volcánica hace entre 4.000 y 5.000 años y alberga una gran cantidad de flora y fauna únicas.

La ruta de dos kilómetros alrededor de la caldera es una de las pocas rutas de senderismo en el mundo que permite a los excursionistas dar una vuelta sobre un volcán que geológicamente aún está caliente al tacto. La caldera tiene un kilómetro de ancho y más de 200 metros de profundidad, lo que la convierte en una de las calderas completas más grandes del mundo. Desde lo alto del borde del cráter, la vista de las paredes empinadas y las docenas de palmeras que crecen en el suelo del cráter es realmente espectacular.

Timanfaya, Lanzarote

Sin el hermoso cielo azul, muchas fotos tomadas en Lanzarote podrían confundirse con paisajes de Marte. Ni la vegetación ni el clima han cambiado la pura belleza de este paisaje volcánico rojo y negro, que forma parte de la red de reservas de la biosfera de la UNESCO.

Hay varias rutas alrededor del Parque Nacional de Timanfaya que ofrecen maravillosas vistas del espectacular paisaje volcánico. Asegúrese de caminar alrededor de la base de la llamativa Montaña Colorada roja para disfrutar de las impresionantes vistas del parque nacional, o camine hacia el cráter del volcán del Cuervo para ver raros halcones bereberes.

Montaña Colorada, Bayuyo, Fuerteventura

Situada en la misma placa tectónica que Lanzarote, Fuerteventura es mejor conocida por su paisaje árido, resultado de la erosión, y grandes dunas que esconden el tesoro volcánico que formó su origen hace miles de años.

La Montaña Colorada de Fuerteventura, Bayuyo, tiene solo cinco kilómetros de largo, pero alberga varios volcanes perfectamente alineados que se formaron hace unos 50.000 años. El visitante puede recorrer la zona a pie o en coche a través de un sendero formado por calderos y pequeños volcanes conocidos como “Hornitos”, donde la lava hizo erupción en grandes cantidades y se formó el famoso campo de lava Malpaís Grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *