América

Un lugar mágico llamado Chapultepec

Lago en el Parque de Chapultepec en la Ciudad de México
Crédito de la foto: Aleksandar Todorovic Großstock

Cada ciudad tiene su encanto, pero cuando hablamos de la Ciudad de México, una de las ciudades más grandes del mundo, tiene más de uno, como un lugar mágico llamado Chapultepec.

Con casi 700 años de antigüedad, con un área de 573 millas cuadradas y una población de 22 millones, la Ciudad de México es la metrópolis de habla hispana más densamente poblada del mundo. Y como Central Park en la ciudad de Nueva York, tiene sus propios «pulmones» grandes. Un bosque único y hermoso de unas 2,000 hectáreas llamado El Bosque de Chapultepec, que es el doble del tamaño del Central Park de Nueva York.

El nombre Chapultepec proviene del náhuatl «chapul(in)» o langosta y «tepe(tl)» que significa cerro o montaña. El sufijo «c» significa nombre de lugar. En otras palabras, Chapultepec significa «el cerro de la langosta».

Los orígenes de El Bosque de Chapultepec se remontan a 3,000 años. Los arqueólogos han encontrado piezas de cerámica del período Preclásico (2500 aC a 200 dC). Cuando se fundó la Ciudad de México en 1325, entonces llamada Tenochtitlán, los mexicanos consideraban el bosque sagrado, en gran parte debido al agua que abastecía a la ciudad desde este lugar.

Durante el Virreinato, Chapultepec siguió siendo un lugar de gran importancia. En 1530, el rey Carlos V decretó que El Bosque de Chapultepec formara parte de la Ciudad de México. Este fue un lugar de descanso y esparcimiento para todos los virreyes. Allí paseaban o cazaban ciervos, liebres y conejos. Fue tan apreciado que el virrey Luis de Velasco (1590-1595), siguiendo los pasos del rey Nezahualcóyotl (1428 Tlatoani de Texcoco), fue el primero en construir un palacio. Ordenó la construcción de un palacio de recreo en las laderas del cerro. Fue destruido en una explosión en una fábrica de pólvora en 1784. Entonces el virrey Bernardo de Gálvez comenzó a construir otro palacio en la cima del cerro, el Castillo de Chapultepec.

Artículo Recomendado:  ▷ Radio City Christmas Spectacular 2022 • Guía • Mejores asientos ▷ DESDE $ 75

Durante la Guerra de la Independencia el palacio estuvo abandonado durante muchos años. En 1843, el gobierno mexicano hizo del edificio la sede de la Academia del Ejército. Posteriormente, durante la invasión de los Estados Unidos, el Palacio de Chapultepec fue atacado y parcialmente destruido.

Cuando el emperador Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota llegaron a México en 1864, inmediatamente decidieron hacer del palacio su hogar. Con su renovación, el edificio volvió a ser un maravilloso palacio. También lo llamaron Palacio Imperial de Chapultepec.

Las mejoras realizadas por el Emperador y la Emperatriz continúan hasta el día de hoy, incluida la fachada sur del palacio, los jardines interiores, las pinturas pompeyanas, los murales, la rampa de entrada y muchas más decoraciones dentro del palacio.

El Castillo de Chapultepec, como lo conocen los mexicanos, fue el hogar de muchos presidentes, incluidos Francisco I Madero, Venustiano Carranza y Plutarco Elias Calles, entre otros.

En 1938, bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas, el palacio se convirtió en Museo Nacional de Historia. Entre todas las joyas, armas antiguas, muebles exquisitos, documentos legales, esculturas, pinturas y efectos personales de personajes históricos, uno se destaca del resto: el Chimalli de Moctezuma.

Este antiguo artefacto data de la época prehispánica. El chimalli era un arma muy poderosa utilizada por los guerreros mexicanos. En versiones de lujo, era una insignia valiosa en ceremonias y rituales, utilizada por los sacerdotes para adornar deidades y marcar a los mejores luchadores y líderes de grupos guerreros.

Después de muchos estudios, científicos de diversos campos encontraron que el escudo prehispánico estaba hecho de pieles de ocelote, venado y conejo, además de ramas de bambú mexicano, fibras de algodón y agave, oro, cuentas, una variedad de piedras semipreciosas y plumas de loros, quetzales y patos, lo que dificulta mucho su conservación.

Ahora El Bosque de Chapultepec tiene tres tramos. Contiene algunos monumentos, como el altar mayor o el obelisco de los héroes cadetes. Además, fuentes, parques, lagos artificiales y muchos museos, como el Papalote Museo del Niño, el Museo Nacional de Historia, un famoso zoológico y hasta un skate park.

Este hermoso bosque se ha conservado con la mayor naturalidad posible, por lo que los mexicanos estamos muy agradecidos. La próxima vez que visites la Ciudad de México, te recomendamos que planees al menos tres días para descubrir un lugar mágico llamado Chapultepec.

Artículo Recomendado:  Vida campestre en San Miguel de Allende

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba