Sáb. Sep 18th, 2021

México experimenta terremotos con bastante frecuencia, los más grandes de los cuales suelen ser seguidos por una serie de réplicas más pequeñas. Los terremotos más grandes pueden causar daños considerables, especialmente en las cercanías del epicentro. El daño a la propiedad más común de los edificios después de grandes terremotos incluye grietas en techos y paredes, vidrios rotos y daños en las estructuras de las carreteras o el mobiliario urbano.

Otras palabras para terremoto en México

Los mexicanos tienen tres palabras para terremoto:

Temblor – literalmente “temblor” – se usa más comúnmente y se aplica a la mayoría de los temblores pequeños y medianos que sacuden partes del país de vez en cuando.

terremoto está reservado para los grandes terremotos, como los que azotaron la frontera entre los estados de Guerrero y Oaxaca en abril de 2013 y los fuertes terremotos que azotaron las regiones del sur del país y la Ciudad de México en septiembre de 1985 y septiembre de 2017.

terremoto —Un evento sísmico “es un término más científico preferido por los geólogos, los funcionarios públicos y algunos otros, incluidos muchos periodistas, pero rara vez, si es que alguna vez, escuchará a alguien que pregunte por una conversación”.¿Has sentido el terremoto? “

El tamaño puede orientar la elección de palabras, pero no existe una regla estricta y rápida.

No hay un nivel específico o “magnitud” que defina si un terremoto se llama “temporal” o “Terremoto.“Además, no hay una cantidad específica de daño para trazar una línea entre los dos, aunque cada uno de los terremotos catastróficos que azotaron a México en septiembre de 1985 y septiembre de 2017, cuando a. designado temporal definitivamente sería objeto de burla por su subestimación.

La elección de las palabras también puede depender de dónde se encontraba la persona en el momento del terremoto y en qué condiciones. Alguien abajo en una parte rocosa de la ciudad podría encogerse de hombros temporal ¿Qué otro en el décimo piso de una torre construida en el viejo y fangoso lecho del lago de la capital se negaría a nombrar otra cosa que no sea un terremoto, en vista del aumento de la fluctuación.

México en tu bandeja de entrada

Nuestro boletín gratuito de México le brinda un resumen mensual de las historias y oportunidades recientemente publicadas, así como los tesoros de nuestros archivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *